Top

Mi familia

Objetivo

Reconocer y fortalecer vínculos familiares satisfactorios de las y los estudiantes como factor relevante en su desarrollo personal y social que, desde una perspectiva de derechos y equidad de género, lleve a la comprensión del ciclo vital de la familia.

Mi familia

Es innegable la importancia que tiene la familia en el desarrollo de las personas: es el primer grupo al que se pertenece y es la que se encarga de satisfacer las necesidades propias del ser humano. Su papel incluye proporcionar protección, identidad, pertenencia y facilitar el desenvolvimiento en sociedad. Transmite los valores y la cultura de la comunidad, educando para formar parte de ella. En la familia se entablan relaciones de afecto significativas que permiten experimentar sentimientos de amor y solidaridad.

La familia juega un papel importante en todas las etapas de la vida, desde que el individuo nace hasta que muere, pero particularmente en la infancia, debido a la necesidad de protección, afecto y cuidado, así como por el proceso de desarrollo.  

En la adolescencia y la juventud, su tarea fundamental es contribuir al proceso de incorporación de las normas sociales, sin descuidar la protección ante situaciones de riesgo y el mantenimiento de los lazos de apoyo y afecto, que siguen siendo requeridos en todas las edades.

En cualquier comunidad educativa, es muy variable la composición familiar y la dinámica de las relaciones familiares que se experimentan. La gran mayoría de las y los estudiantes forma parte de su familia de origen, aún como hijos; pero el grupo familiar puede estar integrado por ambos padres o sólo uno de ellos; pueden incluirse las nuevas parejas de uno o de ambos, del mismo o de diferente sexo, así como por un número diverso de miembros, con la presencia o no de abuelos o tíos. En algunos casos la situación familiar será constructiva y producirá sentimientos de satisfacción pero, en otros, por diversas circunstancias la situación familiar puede producir sentimientos de insatisfacción y sufrimiento en diversos grados.

Las y los estudiantes reconocen el valor que la familia tiene en su vida y saben que cuentan con ella en cualquier situación difícil, inclusive consideran como una posibilidad para su futuro el formar su propia familia. Son las y los estudiantes quienes protagonizan los cambios que están viviendo las familias actualmente, y aun cuando es cierto que en la escuela no radica la responsabilidad de enseñar cómo entablar relaciones de pareja, paternidad, filiación o fraternidad, estos comportamientos, de alguna forma, se relacionan con base en lo que la propia experiencia y la cultura proporcionan.

En Madrid tutor se considera imprescindible ofrecer espacios de participación, reflexión y discusión en torno a la vida familiar, pero no sólo con las y los estudiantes sino también con las propias familias, ya que ellas forman parte importante de la comunidad educativa. En la medida en que el proceso que intenta generar este programa se reproduzca e incluya a la familia, podrán potencializarse la magnitud de los resultados obtenidos en la formación de hábitos de vida.