Top

Mi futuro

Objetivo

Propiciar la construcción de sentido de vida, brindando elementos para el reconocimiento de capacidades, el enfrentamiento de problemas, la detección de alternativas y la planeación para la toma de decisiones, todo lo cual puede contribuir al desarrollo óptimo de las y los estudiantes. 

Mi futuro

En una época como la actual, en que todo cambia con tanta rapidez, desde los aparatos que utilizamos para comunicarnos, pasando por los gustos y la moda, hasta llegar a las formas de relacionarnos, resulta difícil pensar en la posibilidad de planear el futuro, generando un proyecto de vida a largo plazo.

Sin necesidad de emprender esa tarea, todos nosotros, sea el que fuere el grupo de edad al que pertenecemos, podemos obtener beneficios al reflexionar sobre lo que consideramos más importante, cómo tomamos decisiones, qué consecuencias para nosotros mismo y los demás tiene lo que hacemos, qué opciones tenemos para afrontar los problemas que se nos presentan y cuál de ellas es la que puede acercarnos mejor a lo que deseamos obtener para nosotros mismos y los demás.

Al internalizar esa costumbre de darnos un momento para reflexionar antes de actuar, especialmente en tantas situaciones que enfrentamos a diario y que pueden tener consecuencias para el resto de nuestra vida, podemos de todas maneras cometer equivocaciones. Pero también nos será posible encontrar con más facilidad en dónde radica el error o cuál fue el obstáculo que nos impidió desarrollar y conseguir lo que habíamos pensado.

Identificar lo que somos, dentro de una sociedad dada, se relaciona con la definición de sentido, que permite hallar un significado en la existencia personal, brindando la posibilidad de reconocer capacidades, proponerse fortalecerlas, fijarse objetivos, planear e intentar desarrollar el potencial personal, así como asumir responsabilidades y compromiso hacia la familia, el ambiente, el grupo comunitario y social y la sociedad en su conjunto.

Este proceso se enmarca en el respeto a la diversidad, la inclusión, el reconocimiento de la experiencia individual y colectiva, la formación en la reflexión crítica y el impulso a la imaginación y la creatividad, todo lo cual es de especial relevancia en tiempos en los que la incertidumbre ante el futuro, la frustración de las expectativas y metas individuales y sociales, el deterioro de las condiciones de vida y de la seguridad pueden producir estados de apatía y depresión.

Esto será relevante en la medida en que ese ver hacia el presente y futuro no suponga el aislamiento del individuo, que busque únicamente lo mejor para sí, sino que implique el reconocimiento de una red comunitaria, que se articule con objetivos compartidos para el beneficio común, con conciencia de derechos y vivencia de valores democráticos.

Al dedicar atención a los aprendizajes y las habilidades de este ámbito se busca fortalecer la forma de expresar necesidades a través del diálogo, hacer valer derechos de manera respetuosa y pacífica, cumplir con las obligaciones personales y sociales de forma responsable, tomar decisiones democráticamente pensando en el interés común y colaborar con los demás para solucionar los problemas colectivos.

Es por eso que, junto con lo que se realiza en los demás ámbitos de Madrid tutor, se contribuye a formar ciudadanía, esto es, capacidad de proponer acciones que respondan a intereses, necesidades o problemas comunes o sociales, tanto de niños y jóvenes como de la comunidad educativa o de la localidad.

Los proyectos infantiles y juveniles, enmarcados en Madrid tutor, tienen especial relevancia para este ámbito, sin que sólo importen los resultados que logren, sino el proceso que se vive para producirlos. Se trata de que las y los estudiantes aprendan y ejerciten la acción, organizada con reglas democráticas, el diálogo entre pares y con las personas adultas, sobre todo con aquellas que reconocen como autoridad; la capacidad de generar consensos y tomar decisiones por mayoría; el compromiso para llevarlas a cabo, respetando las normas que ellas y ellos mismos se han dado; la rendición de cuentas o informe público sobre lo hecho y lo logrado. Todo esto en función de asumir y vivir valores cívicos, como el respeto a la dignidad humana, a los derechos de todas las personas, a la justicia y la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres; promoviendo la valoración de sus identidades culturales y la responsabilidad social con su comunidad y con el medio ambiente.